Cómo guardar un refrigerador en una unidad de almacenaje

Si planeas guardar un refrigerador  en una unidad de almacenaje, debes ser muy cuidadoso. Los electrodomésticos son muy sensibles, especialmente los que se usan para mantener frescos los alimentos. Entonces, conocer los pasos para de guardar este tipo de artículos es imprescindible si quieres que se mantengan en buenas condiciones.

Por eso en The Safe Storage te ofrecemos algunos consejos para que tu experiencia en nuestras instalaciones sea aún más satisfactoria.

1.- Desconecta el aparato con anticipación

guardar refrigerador unidad almacenaje limpia desconecta aparato

Este paso es vital. Solo podrás empezar a embalar el refrigerador o transportarlo hasta que se haya enfriado por completo o, por lo menos, hasta que alcance la temperatura ambiente. De igual forma, el congelador necesita estar completamente desocupado y sin rastros de la escarcha que usualmente se crea dentro de este compartimiento.

Por lo tanto, desconectar el refrigerador uno o dos días antes de llevarlo a la unidad de almacenaje permitirá que los líquidos y aceite dentro del mecanismo del artefacto se asienten, evitando así que este se averíe durante el transporte.

2.- Limpiar y desinfectar todo el refrigerador

Luego de desenchufar y remover todo el contenido del electrodoméstico, el siguiente paso es limpiar y desinfectar tanto su superficie externa como interna. Si te demoras en limpiar el congelador luego de desconectarlo, el compartimento empezará a calentarse.

Una vez que eso ocurre, es muy probable que este empiece a emitir un olor desagradable causado por los pequeños remanentes de comida en su interior. Por lo tanto, tendrás que ser rápido durante la etapa de limpieza y desinfección.

La mejor forma de asegurarse que cada superficie esté limpia es empezar por el interior del artefacto desde la parte superior hasta la inferior, y de la misma forma con las superficies exteriores.

Cuando se trata de almacenar electrodomésticos, debes tener en mente que incluso el pedazo más pequeño de comida puede atraer pestes y crear moho. Ellas se esparcirán por el artefacto en un abrir y cerrar de ojos y lo dejarán inutilizable.

3.- Secar el refrigerador por completo

guardar refrigerador unidad almacenaje limpia desinfecta

Este es un paso fundamental para guardar el refrigerador. Desconectarlo antes de llevarlo a la unidad de almacenaje ayudará, pero necesitas asegurarte de que está completamente seco luego de haberlo limpiado, especialmente en la sección de congelador. La presencia de agua o el mínimo atisbo de humedad tendrán un efecto devastador.

Entonces, si no quieres recoger el artefacto y encontrar que está lleno de moho y hongos, sécalo con mucho cuidado. Primero, enfócate en limpiarlo por secciones, empezando con el congelador. Es recomendable secarlo una segunda vez luego de transcurridas algunas horas para no correr riesgos innecesarios.

4.- Cómo embalar un refrigerador

Una vez seco, empieza el proceso de embalar el electrodoméstico. Para esto, necesitarás plástico de burbujas (film alveolar) o láminas de cartón grueso. Lo primero por hacer es asegurar las puertas del aparato. De lo contrario, ellas podrían abrirse durante el proceso de transporte, lo cual complicaría mucho las cosas.

Luego de aseguradas las puertas, empieza a envolver la superficie del  artefacto con plástico de burbuja, el cual proveerá de protección ante golpes menores. Si bien, esta es la mejor alternativa para su embalaje, las láminas de cartón también son bastante útiles para envolver un refrigerador.

5.- Transpórtalo con cuidado

guardar refrigerador unidad almacenaje transporte

Si decides realizar la tarea de traslado por tu cuenta, recuerda que lo mejor es disponer de un carrito o carretilla que facilite su movilización desde casa hasta el vehículo, y de este hasta las instalaciones de almacenaje. De igual forma, sujeta el aparato al carrito a fin de que este no se deslice y se dañe con el movimiento.

No olvides que el refrigerador debe mantenerse siempre de pie al momento de transportarlo y cuando lo guardes. Apoyarlo sobre uno de sus lados, así sea por un periodo de tiempo reducido, podría afectar su mecanismo interno y dejarlo completamente inutilizable.

Entonces, es importante que te asegures que el vehículo en el que lo transportarás es tan alto como para que este entre de pie. Lo mismo debe suceder con la unidad de almacenaje que selecciones.

6.- Guárdalo en la unidad de almacenaje apropiada

Las puertas y compartimentos del electrodoméstico deben mantenerse completamente abiertas. La circulación constante de aire ayudará a evitar que se formen olores desagradables y reducirá cualquier posibilidad de formación de moho.

Dos de los pasos previos implican limpiar y secar todo el aparato. Por lo tanto, lo ideal es guardarlo en un ambiente limpio y libre de humedad. 

El mejor lugar para el refrigerador son las instalaciones especialmente diseñadas para mantener este tipo de artículos en las mejores condiciones. En ese sentido, las unidades de almacenaje con control climático de The Safe Storage te proveerán de un ambiente limpio, libre de humedad y con una temperatura constante.

¡Perfecto! Ahora conoces la forma correcta de guardar un refrigerador. Con estos consejos, aumentarás el nivel de seguridad de tu electrodoméstico, así como tu tranquilidad.

En The Safe Storage Co brindamos el servicio de alquiler de espacios para almacenaje, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.

Deja un Comentario