Consejos para guardar televisores y otros electrodomésticos en un almacén

Si alguna vez has tenido que empacar y guardar tus pertenencias en un almacén seguro, probablemente sabes que ciertas piezas son más frágiles que otras. Un sofá o una mesa de noche no tendrán problema en estar seguros en donde sea que los pongas, pero ¿qué pasa con el televisor o el estéreo?

Es posible que algunos dispositivos electrónicos no se conserven bien en un ambiente cálido o húmedo, por lo que puede ser una buena opción escoger un almacén con control climático. Sin embargo, el tamaño de la unidad de almacenamiento también es un aspecto a tomar en cuenta. 

Antes de decidir cuál es el almacén más adecuado para ti, es importante que sepas empacar correctamente tus aparatos electrónicos, tanto para el transporte como para permanecer en tu almacenamiento. En The Safe Storage  te brindamos algunos consejos para guardar electrodomésticos en tu almacén.

1. Reúne tus suministros de almacenamiento

Al empacar tus dispositivos electrónicos, lo mejor que puedes hacer es usar la caja en la que llegaron para garantizar un empaque seguro y que encaje a la perfección. El empaque original a menudo incluye artículos de espuma para ayudar a proteger el artículo. 

Mientras lo empacas, revisa si puedes encontrar el instructivo del electrodoméstico. El manual puede proporcionar instrucciones de almacenamiento específicas para ese equipo, como si se debe evitar exponerlo a la humedad o a temperaturas cálidas.

Si no tienes el empaque original, busca una caja de cartón que se ajuste lo más posible al tamaño del dispositivo. Además, es útil contar con un protector de pantalla o espuma antiestática y con un plástico de burbujas. Dependiendo del tamaño de la caja, puedes añadir materiales de relleno para una protección adicional. Asegúrate de tener cinta adhesiva a la mano para sellar todas tus cajas.

2. Prepara tus dispositivos electrónicos para el embalaje

dispositivos electrónicos  embalaje

Con todos tus materiales de embalaje a mano, estás listo para empacar tus objetos, ¡pero asegúrate de no almacenar aparatos electrónicos sucios! De hecho, el polvo y otros agentes de suciedad pueden causar mucho daño a tus dispositivos electrónicos.

Prepara tus dispositivos electrónicos para el almacenamiento limpiándolos correctamente. Usa un limpiador de aire comprimido para quitar el polvo de grietas pequeñas, como en un teclado o en los conectores. Si vas a guardar un televisor, limpia su pantalla con un paño de microfibra para eliminar el polvo y las huellas dactilares. Si el control remoto o el mouse de la computadora están sucios, pasa un paño ligeramente húmedo por ellos para eliminar la suciedad.

3. Toma una foto de las conexiones

Si deseas evitar un posible problema futuro, toma una foto de dónde y cómo se conectan los cables a tus dispositivos electrónicos antes de comenzar a desenchufar y empacar. ¿Ese cable azul iba en la toma de corriente o en los altavoces? ¿Y ese cable negro con cinta amarilla? 

En ocasiones, puede que no recuerdes cómo conectar cada cable de tus distintos electrodomésticos. Cuando estés instalando de vuelta tus artefactos electrónicos, consulta las fotos que realizaste siempre que estés desorientado.

4. Haz un inventario de todas las piezas

hacer inventario

Otro consejo importante sobre cómo almacenar un televisor es realizar un seguimiento de todas sus partes sueltas. Esto es especialmente importante si planeas realizar un almacenamiento a largo plazo de un televisor en tu unidad de almacenamiento, ya que es posible que no recuerdes qué partes van con qué componentes electrónicos después de un tiempo.

Haz una lista de todos los accesorios, cables, conexiones y manuales; luego, coloca todas esas partes en una bolsa o mochila junto con la lista. Si no son partes muy grandes, guarda la bolsa en la caja junto con tu equipo. Recuerda retirar las baterías de los controles y mouse inalámbricos o en su defecto, enrolla cuidadosamente los cables. 

Si vas a empaquetar varios televisores o dispositivos electrónicos, te recomendamos etiquetar o codificar con colores cada conjunto de cables y controles para evitar futuras confusiones. Tal vez las partes del televisor de la sala tengan stickers verdes, mientras que el televisor del dormitorio puede tener etiquetas rojas. 

5. Empaqueta y planea con precaución

Envuelve con cuidado tus aparatos electrónicos y recuerda colocarlos en cajas con sus correspondientes accesorios. Usa la cantidad de plástico de burbujas que necesites para proteger tus artículos. Una vez que estén todos empaquetados y sellados con cinta, escribe “frágil” y el nombre del artículo electrónico en el exterior de la caja. 

Esto le recordará a quien esté empacando o almacenando que tenga especial cuidado al manipularlo. Asegúrate de marcar también en qué dirección está la parte superior con “arriba”, para que no se coloquen accidentalmente boca abajo o de lado al almacenarlo.

Con todos tus dispositivos electrónicos empaquetados, ahora debes encontrar la unidad de almacenamiento perfecta. Esto es especialmente importante si almacenas dispositivos electrónicos en un clima frío o húmedo, ya que estas condiciones climáticas pueden ser perjudiciales para este tipo de artículos.

6. Pide una mano

Ahora que has empaquetado tus dispositivos electrónicos y decidiste que unidad de almacenamiento es la ideal para tus necesidades, debes precisar cómo transportar tus pertenencias. Te aconsejamos que si tienes muchas cosas por llevar no lo intentes hacer por tu cuenta. 

No importa lo fuerte que seas, los accidentes ocurren y es mejor prevenirlos con un poco de ayuda. Puedes pedirle a tus amigos, vecinos o familiares que te ayuden a transportar tus objetos de manera segura a tu automóvil o camión de mudanza, que tiene como destino tu bodega de almacenamiento. También puedes apoyarte con una carretilla de mano o alguna herramienta similar.

7. Almacena estratégicamente en tu unidad de almacenamiento

Al tratarse de artículos delicados, es ideal que cuentes con un plan de acomodamiento con el fin de que te asegures de que todo se almacene de forma segura. Te recomendamos guardar todos tus dispositivos electrónicos en la parte posterior de tu bodega de almacenamiento, especialmente si comparten el espacio con otras pertenencias. 

En esta ubicación se mantendrán alejados del espacio en el que transites dentro de tu unidad con el fin de evitar posibles accidentes. Un consejo exclusivo para guardar televisores es que la coloques en posición vertical y permitirles un poco de espacio adicional a su alrededor. 

Puedes considerar colocar una manta alrededor de la caja en donde esté para protección adicional. Nunca coloques un televisor de costado o boca abajo ni almacenes artículos encima de este, podrías dañar o romper su pantalla.

Ya sea que estés guardando un televisor en un almacén durante la renovación de tu hogar o por una mudanza, tenemos la unidad perfecta para satisfacer sus necesidades. Una vez que hayas encontrado un lugar seguro para todos tus dispositivos electrónicos dentro de tu unidad, trata de recordar su ubicación para que no los golpees accidentalmente o coloques otros artículos encima de ellos en futuras visitas. 

En The Safe Storage Co. Brindamos el servicio de alquiler de depósitos para guardar cosas, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.

Deja un Comentario