¿Cómo empacar platos y artículos de cocina para la mudanza?

De todas las habitaciones que deben empacarse al mudarte, la cocina suele ser la más difícil. Dejando de lado la variedad de objetos que debes sacar de los armarios y cajones, la dificultad en esta habitación es alta debido a que gran parte de objetos se pueden romper y por su forma, algunos son difíciles de colocar en tu almacén de alquiler

En The Safe Storage Co. te brindamos algunos consejos y sugerencias que te ayudarán a aligerar el proceso de empaque y hacerlo más sencillo por medio de un plan de almacenamiento en 4 pasos. Descubre cómo guardar los artículos de cocina para la mudanza.

Paso 1: organízate

Al igual que con cualquier otra habitación de tu hogar, revisa y retira los artículos que ya no necesitas antes de comenzar a empacar. Mudarse es el mejor momento para elegir tus pertenencias y aligerar la carga, así que tómate un momento para separar las cosas que no te sirven. 

Esto puede ser algo particularmente difícil de hacer en la cocina, ya que siempre hay esa voz que dice que aunque nunca hayas usado ese set de crème brulee antes, es posible que desees usarlo algún día. Pero si lo has tenido durante más de un año y este nunca ha salido de su caja, es probable que no lo vayas a necesitar.

Los suministros de cocina que estén en buenas condiciones puedes regalarlos a amigos y familiares, o venderlo en una tienda de segunda mano local. También puedes consultar con los comedores de beneficencia o algún local público por si les resulta útil.

Paso 2: reúne tus materiales

platos mudanza

Para empacar platos y artículos de cocina, necesitarás cajas resistentes de varios tamaños, así como papel de embalaje, cinta de embalaje y plumones. También, puedes comprar divisores especiales para empacar y apilar artículos difíciles o delicados, como las copas. 

Ten a la mano un poco de plástico para embalar. Te será útil para mantener algunos objetos apilados y evitar que se muevan. Una regla general para cuando estés reuniendo tus artículos de almacenamiento, es que siempre es mejor que sobren a que falten. 

Para una cocina familiar, te recomendamos contar con alrededor de 5 cajas pequeñas, 10 cajas medianas, 5 cajas grandes, 3 cajas extra grandes y aproximadamente 3 rollos de papel de embalaje.

Es posible que aún con esto, debas volver a la tienda, pero esta es una buena cantidad de suministros para comenzar. 

Te puede interesar: Consejos para embalar tus cosas durante una mudanza

Paso 3: determina cuáles son los artículos esenciales que necesitarás

Separa los artículos de cocina esenciales que deseas tener a la mano antes y después de tu mudanza; podrías empacar toda la cocina y luego darte cuenta de que no dejaste ningún tenedor para cenar esa noche.

Cada miembro de tu familia necesitará un plato, una taza y un juego de cubiertos, y es una buena idea dejar afuera un par de tazones. Asegúrate también de dejar un paño de cocina, lavavajillas, una esponja y cualquier aparato que necesites tener aún mientras empacas, como tu cafetera. 

Todos estos objetos se pueden empaquetar por separado en una caja de artículos de cocina el día de tu mudanza.

Paso 4: comienza con alguna parte, cualquier parte

Cada gabinete y cajón de la cocina tiene su propia dificultad para empacar, pero todos deben terminarse, así que escoge uno y comienza con este. Limpia un área de la encimera para extender el papel de embalaje y ponte manos a la obra.

Guardar ollas y sartenes: 

Usa una caja grande o mediana para estos objetos. Antes que nada, apila las ollas y sartenes, con las más pequeñas dentro de las más grandes y un pequeño trozo de papel de embalaje entre ellas. 

Asegúrate de agregar un poco de relleno alrededor de tus ollas y sartenes con un poco de papel o toallas de cocina en las aberturas; esto evitará que se muevan durante el transporte. Las tapas de vidrio deben envolverse en papel de embalaje y puedes colocarlas alrededor de los artículos que guardaste o en otra caja.

Guardar vasos y copas: 

guardar vasos

Lo mejor que puedes hacer para conservar estos objetos es utilizar divisores especiales que quepan en cajas estándar y envuelve cada artículo en papel de embalaje. No apiles nada sobre tu cristalería, incluso si hay espacio en la caja. El vidrio es demasiado frágil como para soportar mucho peso adicional.

Guardar platos y tazones:

Apila tus platos y tazones para empacar fácilmente. Si son materiales frágiles, envuelve cada artículo antes de apilar; también puedes colocar un trozo de papel de embalaje entre estos. Mantén las pilas juntas envolviéndolas firmemente con una envoltura de plástico. Usa el espacio alrededor de tus platos y tazones para empacar otras cosas pequeñas.

Guardar cubiertos y utensilios para servir:

La forma más fácil de empacar los cubiertos es colocándolos en un bandeja o recipiente (si ya se encuentran en una, déjalos allí), usar una envoltura de plástico para envolver la bandeja y luego colocarla en horizontal dentro de una caja. 

Luego, puedes agregar utensilios para servir adicionales en la parte superior o a los lados, ya sea sueltos o envueltos con un poco de papel de embalaje (especialmente si son delicados).

Guardar cuchillos:

Enrolla cada cuchillo en una hoja completa de papel de embalaje, envuélvelos con un trapo de cocina y asegúralos juntos con una liga. Te recomendamos encarecidamente colocar los cuchillos de lado, nunca hacia arriba.

Guardar alimentos: 

Primero empaca las especias usando una caja pequeña para almacenar, de manera segura, todas tus especias. Coloca un poco de papel de embalaje o paños alrededor de las especias en los frascos de vidrio. Si deseas, puedes cubrir los frascos con más papel de embalaje.

Deshazte de todo lo que esté vencido en tu despensa y, si tienes artículos que no estén abiertos o vencidos, pero sabes que ya no usarás, colócalos en la pila de donaciones para entregarlos a un comedor público local. 

Para el resto de los artículos, asegúrate de que todo esté bien sellado y luego empácalo en una caja mediana. Usa un cooler para transportar alimentos perecederos del refrigerador. Si tu bodega de almacén o tu nuevo hogar se encuentra algo lejos, probablemente sea buena idea dejar los alimentos perecederos antes de irte.

Guardar electrodomésticos: 

Si tienes las cajas originales de tus equipos, es ideal que las guardes aquí, pero si no las tienes, puedes usar cualquier caja sin problema. Para electrodomésticos pequeños, empaquétalos en una caja tan pequeña como el aparato. Usa papel de embalaje para asegurarlos completamente en la caja, llenando cualquier espacio alrededor de ellos para evitar que se muevan. 

Para los más grandes, debes preparar tus electrodomésticos para el almacenamiento o para la mudanza con anticipación; desenchufándolos, quitando las mangueras y manteniéndolos secos. 

Guardar todo lo demás: 

Empaca los demás artículos de cocina (como tazones para mezclar, libros de cocina, bandejas para hornear, guantes, entre otros) de la misma manera que empacarías los objetos de cualquier otra habitación. 

Mantén los elementos similares juntos para facilitarte un poco el desembalaje y ten cuidado de no hacer que ninguna caja sea demasiado pesada. 

Guardar los artículos de cocina para la mudanza te tomará algo de tiempo, así que tómate al menos un par de días y pide ayuda si es necesario. Si aún estás en negociaciones o se presenta algún contratiempo, siempre puedes contar con una unidad de almacenamiento para mantener tus cajas y demás artículos en un espacio seguro.

Recuerda almacenar tu caja de “artículos esenciales” al final y etiquetarla claramente para que te sea fácil reconocerla y usarla cuando llegues a tu nuevo hogar. ¡Recuerda descansar un poco luego de todo este proceso! Esperamos que estos consejos te ayuden con tu próxima mudanza.

En The Safe Storage Co. Brindamos el servicio de alquiler de depósitos para guardar cosas, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.

 

Deja un Comentario