Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Conoce 5 consejos para guardar las mantas de invierno

En las estaciones más cálidas, las mantas de invierno no son tan necesarias en los dormitorios ni en las salas de estar, así que puede que quieras guardarlas hasta una temporada más fría. Sin embargo, la cuestión no es solo alquilar un depósito para almacenarlas, sino cuál es la mejor manera de hacerlo para que no se arruinen. ¡Sigue leyendo y descubre cómo guardar mantas de invierno!   

1. Encuentra un lugar de almacenamiento

El espacio donde vas a guardar tus mantas y edredones es importante. Evita colocarlos en una zona abierta, pues la suciedad puede acumularse con rapidez en esas áreas. En su lugar, almacénalos de forma segura en un armario o baúl. De esta manera, obtendrán la cantidad de aire adecuada y dispondrán de suficiente espacio para respirar. 

tips para guardar mantas de invierno

Sin embargo, a veces no es posible crear un lugar óptimo para guardar las mantas, ya que no siempre se cuenta con suficiente espacio en el hogar, por lo que terminas apilándolas y amontonándolas en cualquier área sin tener en cuenta si están almacenadas de la manera adecuada.  

Ante esta situación, puedes buscar un depósito o bodega en alquiler. De este modo, tus mantas estarán en un ambiente seco y fresco. Además, te servirá como un espacio de almacenamiento extra para tus pertenencias. 

2. Evita guardarlas en un lugar húmedo 

Al igual que debes asegurarte de que tus mantas y edredones estén limpios y secos antes de guardarlos, también debes evitar almacenarlos en espacios húmedos. La humedad puede dañar cualquier cosa que almacenes, perjudicar la calidad y provocar malos olores.

Por ello, es fundamental colocar tus mantas y edredones en habitaciones o áreas de tu hogar donde el ambiente no sea demasiado húmedo. Otra opción es optar por un depósito con control climático para guardar la ropa de cama, ya que es una de las mejores alternativas para evitar que los objetos se dañen por la humedad.

Te puede interesar: Conoce los beneficios de una bodega temporal con control climático

3. Lava las mantas 

Debes asegurarte de que toda la ropa de cama esté limpia antes de almacenarla; también es importante que esté seca, ya que los restos de humedad pueden provocar la aparición de hongos o plagas. Lo ideal es limpiar los edredones de dos maneras: puedes lavarlos a mano o a máquina, o enviarlos a una lavandería. 

Si se trata de una manta con una tela muy delicada, es posible que quieras lavarla a mano. Para ello, utiliza un detergente suave y frota con suavidad. No olvides que si guardas algo y tiene una mancha, en un par de meses cuando lo vuelvas a sacar, esta se verá peor y será muy difícil de quitar. 

tips-para-guardar-mantas

4. Limpia el espacio de almacenamiento

Pasa la aspiradora por debajo de las camas, limpia los roperos, barre por debajo de los armarios y desempolva todo, sobre todo en la zona donde guardarás tus mantas. El motivo es que, por muy limpias que estén, si el lugar donde las almacenas está húmedo o lleno de polvo, lo más probable es que se estropeen. 

Aunque esto pueda parecer muy trabajoso, esta práctica protegerá tus frazadas durante varios años. 

Te puede interesar: 5 beneficios de guardar tus cosas en depósitos o unidades de almacenamiento

5. Utiliza bolsas de tela 

El mayor error que cometen las personas es guardar las mantas y edredones en bolsas de plástico. Lo más recomendable es utilizarlas solo para un almacenamiento temporal, como cuando requieras guardar o almacenar algo durante unos días o una semana. 

La razón es que, en estas bolsas, incluso la gota más pequeña de agua puede dañar y arruinar con rapidez las mantas y edredones a causa de las polillas. Además, este tipo de forros aprietan mucho las frazadas ocasionando que con el tiempo se estropean y pierdan su suave textura. 

Lo ideal es utilizar forros de tela para guardar la ropa de cama, ya que son transpirables y no las estrujan. Además, minimizan las arrugas y permiten que las mantas reciban aire durante varios meses de almacenamiento.

Hasta aquí hemos visto 5 tips para almacenar tus mantas de invierno. Como ves, guardar tus edredones y frazadas no es un proceso complicado. Solo asegúrate de encontrar la unidad de almacenamiento ideal, mantenerlas limpias y utilizar los forros adecuados para conservarlas frescas y protegidas. ¡Esperamos que esta información te haya sido de mucha utilidad!   

En The Safe Storage Co., brindamos el servicio de alquiler de depósitos para guardar cosas, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.

 

Leave A Comment