¿Cómo evitar la oxidación de los metales en el hogar?

Es bastante usual que los muebles de metal sean utilizados únicamente en la temporada de verano; por esta razón, muchas personas optan por guardarlos en la azotea o en un sótano. Sin embargo, alquilar un almacén puede ser una mejor opción para mantener tus artículos de metal libres de oxidación.

Debido a la durabilidad de este material, no se suele pensar en los requisitos de mantenimiento y cuidado que este necesita; pero cuando se trata de prevenir la oxidación, los propietarios deben intervenir para asegurarse de que su inmobiliario de metal siga luciendo y funcionando de la mejor manera. 

A fin de ayudarte a mantenerlos en óptimas condiciones, en The Safe Storage Co. te mostramos cómo evitar la oxidación de los metales.

Cómo proteger el metal de la oxidación

Si bien, elegir metales anticorrosivos es una forma de evitar la oxidación, esta estrategia no siempre es la solución definitiva. Sin el cuidado adecuado, incluso esos metales se pueden oxidar. Siendo así, te presentamos las mejores formas de proteger el metal de la oxidación.

1. Elige metales revestidos

Con condiciones climáticas fuertes y condiciones del entorno desfavorables, es solo cuestión de tiempo antes de que aparezca el óxido en el metal de tus muebles. Ante esto, elegir sabiamente es la mejor prevención. 

Los productos que tienen esmalte al horno o superficies con recubrimiento en polvo te ofrecerán la mayor durabilidad. En comparación con el metal pintado o barnizado, estos productos recubiertos son considerablemente menos vulnerables a pelarse y descascararse. 

Si bien pueden ser más caros, los artículos de metal con recubrimientos ofrecen mejores resultados si se comparan con otros a largo plazo; su durabilidad es excelente por muchos años. 

2. Galvaniza el metal

galvaniza metal

Una forma de proteger el acero y el hierro del óxido es recubrirlo con un metal resistente al óxido, cómo el zinc. Los clavos galvanizados y las láminas de metal están recubiertos con zinc fundido, lo que los hace adecuados para uso en exteriores. Estos productos se fabrican sumergiendo acero en zinc fundido.

Otra forma de recubrir metal es usar compuestos de galvanización en frío; estos se ofrecen en latas de aerosol y están disponibles en la mayoría de las tiendas de mejoras para el hogar. 

Si bien es posible que no sean tan duraderas como el metal galvanizado en caliente, es una buena opción para proteger estructuras metálicas de acero o hierro que no se manipulan mucho, como una cerca.

Te puede interesar: ¿Cómo guardar y conservar tus objetos de metal?

3. Utiliza una técnica de pavonado

Una opción para proteger el acero del óxido es utilizar una técnica conocida como pavonado, un proceso comúnmente utilizado entre los propietarios de armas como preventivo de la corrosión. Este proceso oxida la superficie del acero, creando una capa protectora que evita la oxidación y desgaste del metal.

Los métodos más comunes son el pavonado en frío y el pavonado en caliente. Por una parte, el pavonado en caliente es un método complicado que requiere calentar el metal en una mezcla de productos químicos. 

Por otra parte, el pavonado en frío es mucho más fácil e implica el uso de una solución de pavonado premezclada que se frota sobre el metal para crear el recubrimiento. Este método es ideal para proteger artículos más pequeños, como herramientas y cubiertos, y funcionará con cualquier metal de hierro o aleación, a excepción del acero inoxidable. 

Ten en cuenta que el pavonado cambia el color del metal al dejar una pátina azul distintiva, con ligeros toques de otros colores brillantes.

4. Protege tus muebles de metal manteniéndolos limpios y en buen estado

limpiar sillas metal
 

Los muebles para exteriores de metal tienen sus retos particulares. Para que tus muebles duren, es una buena idea mantener estas sencillas rutinas:

  • Limpieza profunda al menos dos veces al año: Revisa minuciosamente tus mesas y sillas de metal. Usar una mezcla de removedor de óxido con agua tibia y detergente líquido debería ser suficiente para mantener tus muebles en buen estado. Aplica la solución con una esponja y utiliza una escobilla o un cepillo de dientes viejo para fregar las áreas difíciles de alcanzar. Usa una manguera para enjuagar todos los restos de detergente, luego seca el metal con un trapo y déjalo secar al aire libre al sol.
  • No dañes el revestimiento del metal: Una simple acción, como golpear dos superficies metálicas juntas, puede astillar una o ambas piezas; arrastrar una silla o la pata de una mesa puede resultar en raspaduras que dejan los muebles vulnerables a la oxidación. A pesar de ser resistente, debes ser cuidadoso con el metal y tomar precauciones. Levanta los muebles del suelo cuando los estés moviendo, y al final de la temporada, cuando los guardes, usa toallas viejas o cualquier pieza de tela para evitar que los metales choquen entre sí.

Además, si vives en un lugar con cambios de temperatura constantes o con condiciones climáticas adversas para el cuidado del metal, considera guardar tus muebles en una unidad de almacenamiento

Siendo así, cuando se aproxime una temporada de temperaturas bajas, o si no tienes suficiente espacio en tu sótano, considera alquilar un almacén para mantener a tu mobiliario de metal protegido.

Te puede interesar: ¡Ahorra espacio! Beneficios de usar muebles multifuncionales

5. Realiza las reparaciones tan pronto como detectes óxido

No esperes a que un pequeño problema se vuelva más serio. Cuando encuentres un rastro de óxido, limpia completamente el área cómo se describió en el punto 4. Luego, utiliza un papel de lija para el siguiente paso. 

Lija ligeramente el óxido y luego limpia todos los residuos antes de tocar la superficie. A continuación, usa primer para metal a fin de que la superficie de este quede limpia de imperfecciones, tales como arañazos y restos de óxido leve.

El primer también creará una capa estable que permitirá que la pintura se adhiera al metal. Entonces, una vez que se haya secado por completo, podrás aplicar una mano de pintura especialmente formulada para metales.

Cómo evitar la oxidación de los metales

Descubrir óxido en los muebles de metal del patio puede ser alarmante. Si no se controla, el óxido puede extenderse rápidamente en estos artículos y destruirlos. Afortunadamente, hay formas de mantener el óxido bajo control. 

Si estás comprando muebles para exteriores o cercas, considera comprar artículos hechos con materiales anticorrosivos. Si eso no es posible, considera usar una de las estrategias anteriores para protegerlo antes de que sea demasiado tarde. 

Además, recuerda que siempre puedes contar con un almacén seguro para ayudarte a mantener tus artículos en perfecto estado.

En The Safe Storage Co. Brindamos el servicio de alquiler de depósitos para guardar cosas, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.