8 consejos para cuidar tus libros y mantenerlos en perfectas condiciones

Aunque ahora es muy común comprar libros electrónicos en Internet, muchos aficionados a la lectura aún prefieren los libros tradicionales en papel. Los libros son una inversión y un producto frágil, pero que pueden durar mucho si los cuidas bien. Una buena forma de cuidarlos es manteniéndolos en un almacén seguro.

Entonces, para asegurarte de que tus libros permanecerán en buenas condiciones, o incluso en perfectas condiciones durante mucho tiempo, en The Safe Storage Co. te brindamos 8 consejos para cuidar tus libros.

1. Manipúlalos siempre con cuidado

Mojar tus dedos con saliva para que sea más fácil pasar la página no es una buena práctica en lo absoluto. Esto se debe a que la saliva causa daños permanentes en las hojas de papel. Es mucho mejor utilizar una esponja ligeramente mojada para descubrir el siguiente giro en ese emocionante libro. 

2. No bebas ni comas mientras lees

no bebas ni comas mientras lees

La comida y los libros tampoco se deben mezclar. Derramar comida en tu libro dejará olores y daños irreversibles; así que siempre mantén la comida alejada de los libros y límpiate los dedos antes de pasar la página. 

Y si sucede lo peor, limpia la mancha inmediatamente con un paño ligeramente húmedo; procura hacerlo con delicadeza para únicamente limpiar la mancha y sin dañar las hojas. Esta también es una buena práctica para mantener seguros tus documentos importantes.

3. No escribas en las páginas

Es bastante común que los estudiantes escriban en los márgenes de los libros, subrayen palabras o frases, y resalten los puntos importantes. No hagas lo mismo con tu colección, especialmente si se trata de un libro de alto valor. 

Si tienes que hacer algunas marcas importantes, usa un lápiz en lugar de tinta o resaltador, que son permanentes y más difíciles de quitar. De igual forma, al trazar con el lápiz, asegúrate de hacerlo suavemente.

4. Usa tu libro correctamente

Para estrenar adecuadamente un libro, colócalo boca arriba y pasa varias páginas a la vez. Presiona las páginas ligeramente a lo largo del lomo. Esto ayudará a que sea más fácil abrir las páginas la próxima vez que leas el libro, sin necesidad de utilizar métodos poco prácticos en plena lectura. 

5. Mantén el lomo en óptimas condiciones

Muy pocas personas tienen el tiempo para leer un libro completo en un solo día. Por esta razón, los marcapáginas o separadores son muy útiles para retomar tu lectura. Si no cuentas con uno, no dobles la esquina de una página, ya que eso dejará una marca permanente que afectará el valor de reventa de tu libro. 

Además, doblar las páginas causará marcas permanentes en el libro que son antiestéticas. Tampoco coloques el libro boca abajo con las páginas abiertas, ya que esto dañará el lomo. 

Entonces, en lugar de doblar la esquina de una página o dejar el libro abierto, usa una hoja de papel o un objeto plano (como una regla) para marcar la página en donde te quedaste. De igual forma, es ideal que mantengas tus libros en un almacenamiento seguro después de usarlos.

6. Guarda tus libros en un estante

guarda libros estantes

Mantén tus libros en un estante después de leerlos. Organiza con regularidad este espacio; una idea de organización es colocar los libros más pequeños en posición vertical y los más gruesos de manera horizontal. 

También, es importante que exista suficiente espacio encima y entre los libros para que no se dañen las encuadernaciones cuando los saques. Además, cuando saques un libro del estante, es ideal que empujes los libros adyacentes y sostengas el libro por el borde del lomo, y no en la parte superior de este. 

Para libros más grandes y pesados, apílalos de lado, ya que su gran peso puede dañar los bordes del libro. Además, cuando tengas espacio limitado en tu estante, puedes guardar tus libros en un almacén temporal.

7. Mantenlos siempre en un lugar fresco y seco

Al igual que la comida, los libros deben tener un lugar con ciertas condiciones para mantenerse adecuadamente. Si se encuentran en un lugar demasiado húmedo, es posible que crezca moho en las páginas, estropeando su apariencia y reduciendo su valor. 

También, evita guardar los libros en lugares cálidos, incluyendo la bolsa de plástico en donde los recibiste cuando los compraste. De igual manera, la luz solar directa puede decolorar las portadas y contraportadas de los libros; así como hacer que las páginas se vuelvan más débiles.

Si no cuentas con lugares frescos y secos en tu hogar, lo mejor es buscar un lugar con una temperatura constante. Eso descarta el garaje o el desván, y añade otras alternativas, cómo una unidad de almacenamiento con control climático.

Te puede interesar: Conoce los beneficios de una bodega temporal con control climático

8. Revisa tus libros de vez en cuando

No dejes tus libros en la estantería o en una caja en el olvido si no los lees. Revísalos de vez en cuando. Comprueba si hay polvo, moho, hongos, termitas y otros insectos que puedan dañarlos. También, verifica si el lugar donde almacenas tus libros permanece seco y sin estar demasiado expuesto al calor.

Hasta aquí, hemos revisado algunos consejos para cuidar tus libros y mantenerlos en buen estado. Ahora esta debería ser una tarea más sencilla, y que definitivamente te beneficiará para conservar tus artículos, ya sea para reventa o para mantener tu colección. 

Además, recuerda que siempre puedes contar con una unidad de almacenamiento para mantener tus libros en un lugar seguro y perfectamente protegidos de cualquier agente externo.

En The Safe Storage Co. Brindamos el servicio de alquiler de depósitos para guardar cosas, de esta manera podrás mantener tus bienes protegidos y en una zona de fácil acceso para ti. Comunícate con nosotros si estás interesado en nuestras unidades de almacenamiento.